Lunes , Diciembre 17 2018 3:00:27 pm -

Reflexion Sobre la corrupcion

En nuestro país tenemos una lista tan larga de casos de corrupción que no salimos bien del asombro  ante la salida de un escándalo  cuando ya tenemos el otro, eso es uno tras otro, sin que nos demos el tiempo para reflexionar en el anterior, esto es lo que podríamos llamar un carnaval de casos de corrupción, con el agravante  de que la mayoría de los casos han tenido un denominador común, la impunidad.

Para este artículo solo señalare unos cuantos  de los más sonados  y trascendente como son: El caso de los  Súper Tucano, el caso de la Oisoe, la venta de los “tres Brazos” Y el caso Odebrech entre otros.

Para el análisis de este tema nos referiremos a “Los polémicos  estudios que desafían la lógica y señalan que la corrupción favorece el crecimiento económico.”

En la década de 1960 un grupo de académicos abrazo la tesis de que la corrupción es el “aceite que lubrica “los engranajes del estado y de la economía.

Según esta corriente, ciertas prácticas ilegales o inmorales podrían ser beneficiosas para los países, mientras se mantengan bajo cierto control, y  deberían ser claves para favorecer  el desarrollo económico.

Durante las dos décadas siguientes, la ciencia política y la economía pasarían a rechazar esa visión funcionalista de la corrupción.

Pero ahora, nuevas investigaciones  realizadas en Asia y América latina sugieren que estudiosos como Nataniel  Leff,  Samuel  Huntington  y  Colin Leys, partidarios de la tesis de que la corrupción puede tener  algún lado positivo, no estaban completamente equivocados.

Desde el punto de vista de Leff, Huntington y Leys, la corrupción podría por ejemplo – facilitar procesos burocráticos e incluso permitir la dinamización de la economía, con empresas ganando contratos, generando empleos y rentas.

Incluso los negocios en la economía informal tendrían su funcionamiento garantizado gracias a los sobornos  pagados a los fiscales.

Sin embargo, con el tiempo, académicos de diferentes áreas comenzaron a preconizar que ese fenómeno tenía  que ser visto como un mal a ser combatido.

No solo porque consume recursos que podrían ser destinados a sectores  como la salud, la educación y la reducción de las desigualdades, sino además porque la corrupción favorece ciertos intereses privados en detrimento del colectivo.

Ahora hay signo de que la controversia ha vuelto a ser abierta gracias a nuevas investigaciones científicas que buscan identificar asociaciones positivas  entre la corrupción y el crecimiento económico.

Varios estudios publicados indican la existencia de esa correlación en algunos países Asiáticos, así como también asociaciones  entre la corrupción y el desempeño de las empresas en países de América  Latina.

De acuerdo con esas investigaciones, la corrupción no sería un impedimento natural para el crecimiento económico.

Es importante  resaltar que los intentos de desafiar la lógica que señala que la corrupción solo trae perjuicios  mediante e l uso de evidencias empíricas aun son incipientes en la producción académica.

Eso significa que todavía son pocos los estudios publicados sobre el tema.

Además, también existe una corriente de pensamiento con muchos seguidores entre quienes prevalece  la creencia de que los efectos de la corrupción son extremadamente nocivos para la sociedad  como un todo.

 

Acerca de Noticonexion

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: